Instalación de un microprocesador

2.7 Instalación de un microprocesador.
Antes de iniciar la instalación del microprocesador es imprescindible disponer
de la información de la placa madre que se va a utilizar y también del
microprocesador que se va a instalar en ella; de este modo podremos
comprobar si la placa admite el microprocesador en cuestión y obtendremos la
suficiente información para realizar la configuración de frecuencias y tensiones
de acuerdo al microprocesador elegido. Si no disponemos del manual de
nuestra placa y la información referente al microprocesador siempre podremos
acudir a Internet en su busca, ya que prácticamente todos los fabricantes
importantes de placas tendrán en su página dicha información.
2.7.1 Pasos que deberemos seguir.
Podemos encontrarnos con dos casos: Sustitución o renovación del
microprocesador de una placa antigua o que se trate del montaje de un
ordenador nuevo. Estudiaremos los pasos que deberemos seguir en ambos
casos, aunque evidentemente en el primer caso habrá que realizar algunas
operaciones añadidas como la retirada del microprocesador antiguo. De este
modo, en el caso de un ordenador nuevo se realizarán solo aquellos pasos
necesarios de los descritos a continuación.
Paso 1.- Hacer una copia de seguridad de los datos. Aunque esto no es
estrictamente necesario, y de hecho es bastante improbable que se pierdan
datos en esta operación, la mera posibilidad de que ocurra un accidente basta
para no dejar este aspecto sin atender.
Paso 2.- Desconectar el cable de alimentación de la toma de red. Y abrir la
carcasa.

clip_image001
Ilustración 2.10. Desconexión de la alimentación ATX.
Paso 3.- Extracción de la placa madre. Si es necesario (sustitución o
renovación del microprocesador) se extraerá la placa madre, pero antes hay
que apuntar la posición exacta de cada cable para poder reponerlos en su sitio
correcto después, durante el montaje. Para la extracción de la placa madre no
hace falta desmontarla del bastidor metálico al cual se haya unida,
simplemente deberemos desconectar todos los cables que la unen a los
distintos dispositivos instalados en el ordenador y a la fuente de alimentación y,
posteriormente, se quitarán los tornillos que unen el bastidor metálico al resto
del chasis de la unidad central, de este modo extraeremos al tiempo la placa
madre y su bastidor metálico.
Paso 4.- Extracción del microprocesador antiguo. Para poder extraer el
microprocesador deberemos retirar previamente el disipador y ventilador que
se encuentran justo encima de él. El conjunto Ventilador-radiador suele ir
anclado directamente al zócalo de la CPU, por lo que deberemos buscar el
modo de desanclarlo para poder extraerlo sin perjudicar dicho zócalo. También
tendremos que desconectar de la placa madre el cable que alimenta el
ventilador. Una vez despojado el micro del conjunto ventilador-radiador,
procederemos a la extracción del microprocesador, para ello, si el zócalo es del
tipo ZIF (Zero Insertion Force, fuerza de inserción nula) lo primero será
levantar la palanca que libera los contactos del microprocesador y
posteriormente tiraremos de él con suavidad para no deteriorarlo. Es muy
importante que una vez extraído, las patillas o pines del microprocesador no
sean tocadas con las manos, salvo que dispongamos de una pulsera
antiestática conectada a un punto de masa que descargue nuestro cuerpo de la
posible corriente estática que poseemos. Lo mejor será colocarlo rápidamente
en una espuma antiestática o en una bolsa también antiestática.

clip_image002
Aunque es raro, también puede suceder que el conjunto refrigeradorventilador
se encuentre fijado con algún tipo de pegamento a éste, en este
caso sacar el conjunto entero, y luego, proceder a la separación de los
elementos.
Si el microprocesador tiene encapsulado del tipo LGA, o lo que es lo
mismo, utiliza un socket T o similar, los pasos serán muy similares a los
anteriormente comentados, pero teniendo en cuenta que el microprocesador se
encuentra en el interior de una especie de caja que se abrirá mediante una
palanca similar a la utilizada para liberar los contactos en el socket normal. Una
vez abierta la caja se retirará el microprocesador con suavidad para no
deteriorar el zócalo o el microprocesador.

clip_image003
Si el microprocesador viene montado en un Slot-1 o Slot A, deberemos
liberar los anclajes de los laterales del Slot antes de tirar de la placa del
microprocesador.
Paso 5.- Montaje del microprocesador nuevo. Sacaremos el
microprocesador nuevo del embalaje sujetándolo por los bordes. Debemos
localizar la patilla 1 del microprocesador, que suele indicarse mediante un
chaflán en uno de los vértices. Si el zócalo es del tipo Socket de inserción nula
(ZIF) para encapsulados PGA, deberemos hacer coincidir éste con el chaflán
que lleva el zócalo también en uno de sus vértices. Una vez localizada la
posición correcta, con la palanca levantada para liberar los contactos,
insertaremos el microprocesador con mucho cuidado de no forzar los
terminales. Posteriormente montaremos el conjunto radiador-ventilador,
conectando la alimentación del mismo en la placa madre.
clip_image004

Si el microprocesador tiene encapsulado del tipo LGA, o lo que es lo
mismo, utiliza un socket T o similar, los pasos serán muy similares a los
anteriormente comentados, pero teniendo en cuenta que el microprocesador se
inserta en una especie de caja que se abrirá mediante una palanca similar a la
utilizada para liberar los contactos en el socket normal. Una vez abierta la caja
se situará el microprocesador en su interior atendiendo a las muescas de
colocación que permitirán un ajuste perfecto entre zócalo y microprocesador.
Posteriormente cerraremos la caja y situaremos el conjunto radiador-ventilador
encima, acoplando éste último lo mejor posible a la superficie exterior de la caja
del socket para que la transferencia de calor sea óptima.

clip_image005
Ilustración 2.14. Pasos para el montaje de un procesador con encapsulado LGA en un Socket
T.
Si utiliza el SLOT-1 o Slot-A, el microprocesador se inserta como si
fuera una placa más, pero con un anclaje lateral que lo sujeta firmemente al
zócalo.

clip_image006
Paso 6.- Montaje del sistema de refrigeración. Para que se produzca un
acople térmico lo más perfecto posible entre el radiador y el microprocesador
es conveniente aplicar en la superficie de contacto una pasta o silicona
especial que sea buena conductora del calor (no sirve la silicona normal de
sellado, que más que conductor térmico es un aislante térmico), de este modo
aumentaremos el calor extraído del núcleo del microprocesador. Esta silicona
la podremos encontrar en las tiendas especializadas en electrónica o
informática. Actualmente, algunos radiadores ya disponen en su zona de
contacto de una sustancia que mejora la unión térmica entre chip y radiador, en
este caso no es necesario añadir ninguna sustancia adicional.
Una vez aplicada la sustancia en la unión, se unirá al zócalo mediante
un anclaje según el tipo de radiador utilizado. En la siguiente figura se
muestran dos tipos distintos de radiadores, el primero para socket para PGA y
el segundo para socket para LGA.

clip_image007

Por último conectaremos la alimentación del ventilador en la placa madre

clip_image008
Ilustración 2.17. Vista de dos sistemas de refrigeración con ventilador montado sobre socket
370.
Paso 7.- Si la placa es antigua, deberemos configurar los puentes de la placa
madre para que reconozca el microprocesador que se ha instalado y que
funcione a la frecuencia correcta. Si la placa es moderna seguramente lo
reconozca automáticamente por lo que no deberemos configurar nada, en todo
caso, comprobaremos en la BIOS que la detección del microprocesador ha sido
la correcta.
Si la placa requiere configuración de puente en la placa madre será
imprescindible disponer del manual, por lo que si no disponemos de él
deberemos acceder a la página web del fabricante para descargarlo. Una vez
obtenido el manual estudiaremos detenidamente las tablas de configuración
que nos ofrece como muestra para determinar la configuración que nos
interese de acuerdo a las características de nuestro microprocesador.
En general, los puentes implicados en esta configuración se distribuyen en
distintas categorías según se muestra en las siguientes tablas de ejemplo:
• Configuración de la frecuencia de reloj del Bus de la CPU(System Bus
Clock o CPU Bus). Podremos encontrar una tabla como la siguiente:

clip_image009
Tabla 2-12. Opciones de configuración de la frecuencia del sistema.
Nota: Cuando ajuste el BUS de la CPU a 100MHZ tenga en cuenta que la
SDRAM soporte esta frecuencia.
• Selector de velocidad de la CPU o multiplicador. Selecciona el factor de
multiplicación que utiliza la CPU para determinar la velocidad de
proceso del los datos, normalmente mayor que la velocidad del Bus.
Podremos encontrar una tabla como la siguiente:

clip_image010

Tabla 2-13. Opciones del factor de multiplicación de la velocidad interna del microprocesador.
La combinación de las dos tablas anteriores nos dará la velocidad del
microprocesador de acuerdo con la siguiente fórmula: Frecuencia interna =
Frecuencia del Bus x Factor multiplicador.
A continuación se citan dos ejemplos:

clip_image011
Tabla 2-14. Ejemplos de configuración.
• Tensión de alimentación del núcleo del microprocesador (Vcore voltaje).
Permite modificar la tensión con la que se alimenta el núcleo del
microprocesador, que normalmente será inferior a la que utilizan los
buses de salida. Podremos encontrar una tabla como la siguiente:

clip_image012
Tabla 2-15. Opciones de configuración de la tensión del núcleo de la CPU.
En realidad, los puentes del selector JP19 responden a una combinación
binaria natural, de forma que cada combinación binaria supone un aumento de
0,1 voltios sobre la base que son 2.0 voltios, por tanto, si quisiéramos obtener
algún valor que no se encuentre en la tabla sólo tendremos que calcularlo, por
ejemplo, si quisiéramos aplicar un valor de tensión de 2.3 voltios, la
combinación sería: 2.3 – 2.0 = 0.3; 0.3/0.1 = 3 0011 7-8 = OFF, 5-6 =
OFF, 3-4 = ON y 1-2 = ON.
En la siguiente tabla, podemos observar las tensiones de funcionamiento
de algunos microprocesadores comerciales:

clip_image013
Tabla 2-16. Tensiones de funcionamiento de algunos microprocesadores comerciales
Si tras la instalación de un microprocesador, se observa que éste se
calienta mucho, deberemos rebajar en un punto la tensión de alimentación del
núcleo y probar de nuevo su funcionamiento, si no es inestable, dejaremos este
nuevo valor de tensión.
Paso 8.- Volver a montar la placa madre conectando todos los cables que
desconectamos en el apartado 3 y poniendo los tornillos que sujetan el bastidor
al chasis.
Paso 9.- Comprobar nuevamente que todos los cables están correctamente
conectados y que no se observan cortocircuitos entre distintos elementos del
sistema.
Paso 10.- Conectar el ordenador a la red y encenderlo, si todo ha salido bien,
el ordenador ahora funcionará correctamente.
2.7.2 Posibles problemas derivados del montaje del microprocesador.
Si tras el montaje o sustitución del microprocesador el ordenador no funciona
correctamente deberemos tener en cuenta posibles causas que a continuación
se exponen:
• Algún cable o placa se ha movido durante la instalación y hay que volver
a ponerlo en su sitio, para ello abrir la carcasa y comprobar primero
visualmente, y si es necesario manualmente para asegurarnos que todo
está correctamente en su lugar.
• Si el sistema se vuelve inestable o no funciona puede ser porque la
frecuencia de reloj o el voltaje no están bien ajustados.
o Comprobar que la frecuencia de reloj es la adecuada. En caso de
duda siempre se puede bajar para comprobar si es esta la causa.
o Un voltaje elevado puede deteriorar definitivamente un
microprocesador, mientras que un voltaje insuficiente hará que no
funcione o sea inestable, hay que poner su valor exacto.
• Un valor superior al indicado por el microprocesador
supondrá un mayor calentamiento, que hará que el
micro sea muy inestable y que en un futuro se
deteriore por completo.
• Un valor ligeramente inferior al indicado por el
microprocesador supondrá un menor calentamiento
y en algunos casos con un buen funcionamiento,
pero en general, no debe utilizarse este valor salvo
que el micro se caliente mucho con la tensión
nominal indicada.
• Un valor sensiblemente inferior al indicado por el
microprocesador supondrá que el micro sea muy
inestable y por tanto, que el sistema no funcione
bien
• Es posible también que no esté refrigerando adecuadamente. En este
caso puede que no funcione desde el principio, o lo que es más posible
que el sistema se vuelva inestable. En este caso revisar el sistema de
refrigeración.

Acerca de scaremuch

Todo acerca de telecomunicaciones , electricidad , informática , hardware
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s